Blog de la Escuela Latinoamericana de Canto, especializada en la educación de la Voz de Contratenor - Director: Mtro. Lic. Fgo. Daniel Guzmán - Fonoaudiólogo - Cantante Lírico - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Contacto: contratenorguzman@yahoo.com.ar - WhatsApp: 1558641236

14 diciembre 2010

ESQUEMA CORPORAL VOCAL

El esquema corporal vocal está relacionado con las sensaciones auditivas que percibe el sujeto de su propia voz debido al reflejo cocleorecurrencial y trigeminal. Vale decir, es el conocimiento propioceptivo de las sensaciones musculares profundas, que se percibe a distintos niveles corporales durante la emisión vocal, hecho que unido a las sensaciones auditivas,permite su control, mediante el proceso de retroalimentación.
De este modo, el abordaje terapéutico en la educación, reeducación o rehabilitación de la voz se basa fundamentalmente en el conocimiento adecuado de los mecanismos que intervienen en el proceso fonatorio, en el diagnóstico preciso de la patología y básicamente en el compromiso del paciente para efectuar dicho tratamiento.
En el desarrollo del tratamiento, se aborda en primera instancia, aspecto por aspecto - separadamente, por ejemplo, algunos ejercicios de relajación, de respiración - que exige atención focalizada que permite procesar algunos estímulos sensoriales ignorando otros. Los que llegan al encéfalo en paralelo, se seleccionan o bien al inicio del procesamiento perceptivo o bien luego de ocurrido el análisis por significado.
Luego, se complejiza, incluyendo otros aspectos; inicio vocal, resonancia, etc, apelando a la atención sostenida, realizando la ejercitación de diferentes aspectos a la vez, en conjunto y finalmente distribuir los recursos de procesamiento cognitivo en el conjunto de funciones que intervienen en la acción fónica. Atiende a todos los aspectos a la vez, cuando realiza una lectura, utilizando la voz teniendo en cuenta la coordinación fonorespiratoria, el tono muscular, el ataque adecuado, resonancia distribuida, la articulación apropiada y la expresividad coherente con la intencionalidad del mensaje, lo que se dice y como se dice. Las diferentes etapas del tratamiento explicitado anteriormente contienen procesos controlados en un primer momento hasta que la conducta se automatiza.
Se utiliza la memoria sensorial cuando el paciente ingresa la información por vía auditiva, por vía visual, táctil y propioceptiva, de cada aspecto en particular y luego en conjunto. La memoria a corto plazo se evidencia, al apelarse a la ejercitación diaria y así se va ingresando la información y la fuerza de la huella mnémica depende de la profundidad y el nivel de elaboración, procesamiento y contexto. Se ensaya tanto la información verbal como visual antes de pasar parte de la información a la memoria a largo plazo y parte se retroalimenta en el circuito.
El objetivo es, precisamente la modificación o profundización de la técnica adecuada pueda almacenarse, utilizando los distintos tipos de memoria a largo plazo: Semántica (significado y comprobación personal de los cambios), Episódica en combinación con la de hábitos (auto-observación en cada actividad personal) Condicionamiento (reconocimiento del mal uso o abuso vocal y recambio de conducta).
La evolución del cerebro humano, ontogenésis, integra una organización funcional que incluye los patrones filogenéticos que parte de los más organizados (médula) hacia los menos organizados (córtex); de los centros inferiores hacia los centros superiores, de lo más simples a lo más complejo, de lo más automático a lo más voluntario.
El desarrollo psiconeurológico y psicomotor incorpora un patrón filo-ontogenético la evolución del niño va del reflejo a la reflexión, del acto al pensamiento, del gesto a la palabra. De los movimientos reflejos a los hábitos motores, de estos a las adquisiciones motoras voluntarias, es decir a las praxias. Lo mismo pasa con el lenguaje. Parte del lenguaje gestual al lenguaje oral y de ahí al lenguaje escrito.
Sperry (1969) considera que: "Las propiedades de la conciencia son diferentes y algo más que la suma de los sucesos neurofisicoquímicos, de los cuales, a su vez, son generadas. Comparadas con los elementos fisiológicos y propiedades moleculares, las propiedades conscientes del proceso cerebral son más globales y de naturaleza holística. Esto es, la conciencia trasciende los detalles del tráfico del impulso nervioso de las mallas cerebrales de la misma manera que las propiedades del organismo trascienden las propiedades de sus células o que las propiedades de las moléculas trascienden las propiedades de sus componentes atómicos."
En general, la especialización de ambos hemisferios -los cuales competirían por dirigir la conducta del organismo- consiste en una división de las funciones de control. El hemisferio izquierdo es "analítico", "secuencial", "lógico" y "verbal"; el derecho es "sintético", "gestáltico", "receptivo","espacio-visual" y "no verbal".
Los procesos neurofisiológicos controlan los procesos mentales y viceversa, pero los fenómenos conscientes tienen una mayor influencia, como si estuvieran situados en la parte superior de la organización jerárquica. Es importante tener presente estos procesos cuando se elaboran y se ponen en práctica las estrategias terapéuticas de educación, reeducación y rehabilitación vocal.
Desde nuestra experiencia, entendemos que este planteo es oportuno en nuestro campo disciplinar, porque implica la fundamentación científica de las técnicas operantes utilizadas durante largo tiempo. En la situación terapéutica, el camino no es lineal, es una construcción con idas y vueltas, sobre diferentes planos y ejes. Cuando se alcanza un objetivo propuesto dentro del tratamiento, se fundamenta y se sostiene ese estado actual. Paralelamente, el proceso continúa, el aprendizaje se profundiza y en más de una ocasión se exige la redefinición de lo logrado. En algunos casos el proceso mencionado en la educación, reeducación y rehabilitación vocal, que contiene la memoria sensorial, la memoria a corto plazo, la memoria a largo plazo y la automatización de la nueva conducta vocal, se manifiesta como un secuenciamiento progresivo. En otros casos, este proceso se altera. Es en este momento en que el profesional fonoaudiólogo deberá prestar especial atención y ahondar en el conocimiento de los diferentes sistemas y a todos los procesos puestos en juego en la modificación del comportamiento vocal, tanto los referidos a los sistemas neurosensoriales, psicomotores como de asociación.
Es decir, es de vital importancia comprender que una estrategia terapéutica vocal NO es una serie de recetas técnicas a aplicar en todos los casos. Cada sujeto es una integridad biopsicosocial, única e irrepetible. En cada caso se construye, se elabora un tratamiento acorde al sujeto y la patología que padece, basado en lineamientos generales y fundamentalmente en el conocimiento de los órganos y sistemas participantes y la secuencia de procesos neurocognitivos mencionados con anterioridad.

Lic. Daniel Guzmán
Fonoaudiólogo MN8815